Bursitis

La bursitis es una inflamación de la bolsa que protege las articulaciones para que no haya fricción entre tendones y superficies óseas. Esta bolsa o saco contiene un líquido viscoso, el líquido sinovial.

Cuando hay un exceso de fricción, por movimientos repetitivos, o un sobre esfuerzo prolongado en el tiempo, la bolsa produce más líquido sinovial, produciendo un agrandamiento e inflamación de la misma.

Hay bursa en casi todas las articulaciones de nuestro aparato locomotor, pero las lesiones más frecuentes de bursitis se producen en caderas, rodillas, codos y hombros.

Causas

Las causas pueden ser diversas

  • Trabajos manuales repetitivos. Un trabajo repetitivo en el que se fuerce demasiado la articulación hace que aumente el líquido en la bolsa sinovial, produciendo una inflamación en la zona
  • Calzado incorrecto. El uso de un calzado no adecuado, talla incorrecta, exceso de uso de tacones, puede hacer que las presiones ejercidas en rodillas y caderas sea inadecuada.
  • Artritis reumatoide. La AR es una de las causas más frecuentes de bursitis
  • Compensaciones mecánicas. Lesiones mecánicas en articulaciones cercanas, que hacen que la articulación afectada por la bursitis tenga que hacer un trabajo extra
  • Una infección. 
  • Hiperuricemia
  • Se asocia también la bursitis a enfermedad tiroidea y diabetes

Un correcto diagnóstico de bursitis se puede conseguir con una ecografía, resonancia magnética. Hay ocasiones en que es posible el diagnóstico con la palpación.

Síntomas

Si padeces bursitis, tal vez tengas alguno de estos síntomas:

  • Rigidez y/o dolor en la articulación
  • Dolor en el movimiento
  • Dolor al presionar la articulación
  • Enrojecimiento o hinchazón de la articulación

La bursitis de cadera

Es una lesión muy frecuente en consulta. Puede aparecer la inflamación en la bursa que hay junto al psoas (zona inguinal) o en la que protege el trocánter (también denominada trocanteritis)

Los síntomas principales de la bursitis trocantérea es dolor ese saliente de la cadera, el trocánter del fémur. El dolor generalmente se extiende por el lateral del muslo. Puede describirse como punzante e intenso, o más como una neuralgia que se extiende en un área más grande de la cadera.

El dolor es más agudo durante la noche, cuando la persona se acuesta del lado de la cadera afectada y cuando se levanta de una posición prolongada sentado. También puede empeorar con una caminata larga, al subir escaleras o ponerse en cuclillas.

La bursitis de rodilla

En la rodilla son varias las bolsas que pueden inflamarse, aunque es sobre todo la rótula o en la parte interior de la rodilla debajo de la articulación, donde más frecuentemente se produce

Ocasiona dolor y dificultad para caminar. Puede haber una inflamación y dolor a la presión en la zona inflamada y notarse calor

Trabajos de rodillas, deportes con impacto directo sobre la rodilla, o sobrepeso, podrían ser causas de bursitis de rodilla

Cómo evitar la lesión

No todos los tipos de bursitis pueden prevenirse,  pero se puede reducir el riesgo y la gravedad de las exacerbaciones al cambiar la forma en la que realizas ciertas actividades. Por ejemplo:

  • Utilizar almohadillas protectoras. Utiliza algún tipo de almohadilla para reducir la presión en la articulación que pueda ser susceptible de padecer la lesión. Estar mucho tiempo de rodillas, tumbado de lado sobre una cadera, o alfombrillas con almohadilla para ratón en el caso de trabajar con el ordenador muchas horas.
  • Tomar descansos frecuentes. Cuando hagas tareas repetitivas, altérnalas con un descanso u otras actividades.
  • Mantener un peso óptimo. El sobrepeso produce un esfuerzo excesivo en tus articulaciones.
  • Fortalecimiento. Al fortalecer la musculatura ayudamos a proteger la articulación afectada.
  • Calentar y estirar antes de actividades deportivas o grandes esfuerzos para proteger de lesiones a las articulaciones.

Recomendaciones para mejorar la lesión

  • Se puede utilizar hielo 3 a 4 veces al día por los primeros días. Siempre consultar con su médico o terapeuta.
  • Evitar aquellas actividades que pueden aumentar el dolor.
  • Al dormir, no acostarse sobre el lado que tiene bursitis (bursitis de cadera).
  • Evite estar parado durante período prolongado.
  • Poner una almohada entre sus rodillas al acostarse sobre su lado puede disminuir su dolor (bursitis de cadera).
  • Usar calzado con una suela que amortigüe el impacto, y evitar el uso de tacón.
  • En caso de sobrepeso, la carga es mucho mayor. Es aconsejable 

Tratamiento convencional

Tras un diagnóstico estos pueden ser los posibles tratamientos que se pueden realizar en medicina convencional.

  • Toma de analgésicos y/o antiinflamatorios
  • Reposo
  • En determinados casos se puede prescribir la toma de antibióticos
  • Extraer el exceso de líquido de la bursa
  • Inyecciones de esteroides. Se infiltra una antiinflamatorio junto con corticoides para bajar la inflamación
  • En muy pocos casos se recomienda la cirugía para extraer la bursa
  • Fisioterapia

El tratamiento con osteopatía

 

En consulta son numerosos los casos que se atienden con bursitis, sobre todo trocantérea. El paciente suele ser mujer de 55 años en adelante y que manifiesta desde un largo periodo de tiempo problemas en la zona lumbar. Este tipo de bursitis es una clara lesión de compensación, que en la mayoría de las ocasiones se trata de manera local, sin éxito.

En osteopatía se busca el origen de la inflamación en las descompensaciones pélvicas y lesiones lumbares, que con el tiempo hacen que nuestra forma de caminar haya sufrido una modificación. Estas modificaciones pueden sobrecargar una cadera o rodilla, y en ocasiones pueden verse afectadas ambas caderas.

En el caso de una bursitis de hombro o de codo, las relaciones articulares y compensatorias vendrán de la zona cervical y escapular.

Tras un estudio del caso y de los hábitos que han podido llevar a la persona a padecer la lesión, el terapeuta valorará tanto musculatura como las estructuras articulares. Habrá un trabajo muscular minucioso, y se realizarán las normalizaciones articulares pertinentes.

Es más que probable que el paciente tenga que realizar una serie de ejercicios a diario para apoyar el tratamiento.

La bursitis de cadera y rodilla son lesiones que suelen remitir tras el tratamiento, no en un periodo largo de tiempo. En el caso de codo y hombro puede ser más prolongado el tiempo de recuperación, ya que muchas veces va acompañada la lesión de tendinitis o incluso retracción de la cápsula articular en el caso del hombro.

Las dosis altas de calcio y magnesio ayudan a la aceleración de la recuperación. El calcio interviene en la transmisión del impulso nervioso que nuestros músculos necesitan para comenzar a moverse, sin suficiente calcio la contracción- relajación muscular no será la adecuada.

El magnesio es un mineral fundamental en la contracción y relajación muscular y participa en la metabolización del calcio.

Si deseas más información sobre los tratamientos que aplicamos para la bursitis, puedes hacerlo aquí

o para pedir cita y tratar tu caso, puedes hacerlo a través de Whatsapp en el 686950730, o bien online aquí