Hernia discal lumbar


La hernia discal se produce cuando el disco intervertebral se desplaza y sale en parte de la cavidad que le protege. Puede llegar este desplazamiento a presionar en alguna terminación nerviosa o incluso en la médula.

El disco intervertebral se compone de un núcleo cartilaginoso, llamado núcleo pulposo; y de un anillo fibroso que rodea al núcleo. La misión de este disco es sobre todo de amortiguador y el anillo fibroso hace que tengamos esa flexibilidad en nuestra columna, tanto para flexionar, estirar, rotar y lateralizar. A medida que realizamos estos movimientos el disco intervertebral se adapta y así conseguimos que nuestra columna mantenga una estabilidad y que las cargas que se producen en ella no vayan directamente a las superficies articulares.

En la zona lumbar nos encontramos los discos más gruesos y fuertes, al igual que las vértebras que unen. El peso de todo el tronco es motivo suficiente para esta diferencia de tamaño. La movilidad de estos discos permite sobre todo la rotación.

Causas

Podemos encontrarnos varios motivos que hacen que el disco intervertebral sufra esta lesión

  • Deshidratación. La pérdida de agua en el disco intervertebral reduce su grosor y su capacidad de absorción de presiones. .
  • Discopatía degenerativa. Aquí hay una evidente deshidratación del disco y además una pérdida de flexibilidad. El disco se vuelve muy frágil, y en ocasiones el núcleo se seca. Podríamos definir la discopatía como un estado más avanzado de la deshidratación.
  • Protrusión discal. Una protrusión discal es cuando el anillo fibroso ha quedado debilitado y el núcleo pulposo se ha desplazado, produciendo un abombamiento.
  • Hernia discal. El anillo fibroso que envuelve al núcleo se rompe y este sale de su sitio. Puede que el núcleo invada una parte del canal medular o no, esto determina el grado de la hernia discal y su incidencia sobre nuestro sistema nervioso. Si el núcleo presiona sobre una de las raíces nerviosas, se produce lo que denominamos ciática.
  • Aplastamiento. Se produce por un traumatismo, generalmente de impacto directo sobre la pelvis. También un paciente con un grado avanzado de descalcificación, denominado también osteopenia u osteoporosis, puede padecer un aplastamiento vertebral.

Diagnóstico

El diagnóstico certero de una hernia discal se realizará mediante una Resonancia Magnética o un TAC, siendo la primera la mejor opción y más precisa.
Se podrá realizar también un electromiograma para determinar el daño o afectación del nervio que parte del segmento lesionado.

Tratamientos no quirúrgicos

  • Osteopatía. Hay un tratamiento directo de la lesión, además de las causas mecánicas y musculares que hayan llevado a padecerla
  • Fisioterapia. El tratamiento va encaminado a mejorar la lesión mediante tratamiento muscular, estiramientos y otras técnicas como hidroterapia, TENS.
  • Quiropráctica. Trata el problema mecánico con manipulaciones estructurales
  • Acupuntura. Encaminado al tratamiento del dolor
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE)
  • Esteroides orales (p. ej., prednisona o metilprednisolona)
  • Infiltraciones de con corticoides

Cirugía

La cirugía más común para una hernia de disco es una discectomía. Se trata de un procedimiento quirúrgico que elimina todo o una parte del disco intervertebral dañado.

La laminectomía, es un método similar a la disectomía, aunque en esta ocasión se realizará un extirpación de una parte del hueso para tener mejor acceso al canal medular.

En estas técnicas los cirujanos realizan toda la operación a través de una incisión muy pequeña o a través de un tubo que les permite insertar una pequeña cámara e instrumentos quirúrgicos especiales.

Técnicas de fijación. Van desde la fijación de las vértebras superior e inferior al disco herniado mediante tornillos pediculares y barras, a las técnicas de artrodesis (fusión) de los cuerpos vertebrales mediante la introducción por vía posterior de cajas o tornillos huecos rellenos de hueso.

Son técnicas mucho más complejas y, generalmente, se realizan cuando hay una gran inestabilidad de los segmentos vertebrales.

Tratamiento con Osteopatía


El tratamiento osteopático buscará lesiones en tobillos, rodillas, descompensaciones pélvicas, bloqueos en iliacos y sacro. Es necesario hacer una completa batería de estiramientos de la musculatura pélvica para que los ajustes que se realicen sean duraderos, así mismo el ajuste de las estructuras será mucho más sencillo.

Estos estiramientos pélvicos también nos darán una valiosa información de cara a que luego el paciente haga ejercicios para la recuperación de su lesión.
El masaje de la musculatura lumbar, así como de la musculatura en la zona de glúteos es importantísimo para liberar una posible presión sobre el nervio ciático.
El piramidal, unos de los músculos que tenemos en la zona del glúteo, es responsable de múltiples ciáticas. En otro post hablaré sobre el síndrome del piramidal cuyos síntomas son muy similares a los de la hernia de disco.

Se desbloquean las vértebras que lo necesiten y finalmente se puede realizar una técnica de reducción discal, que consiste en mantener durante unos minutos separadas las dos vértebras que están unidas al disco afectado. Esta técnica es muy efectiva para liberar el nervio y a su vez reducir un posible edema que se produzca por consecuencia de la lesión discal.

Este es un tratamiento muy genérico. Hay que valorar si el paciente tiene escoliosis por ejemplo, lo que llevaría a tratar también la zona dorsal. Hay muchos pacientes con hernia discal lumbar que comienzan también a tener problemas cervicales. No puede quedar ningún cabo suelto.

En mi consulta está ya en marcha el MÉTODO SAR para Hernia Discal Lumbar. 18 años de experiencia para crear un método de tratamiento integral.

En el blog, puedes encontrar numerosos artículos que he escrito sobre la hernia discal, ampliando todo lo que se expone aquí.

Si deseas más información sobre los tratamientos que aplicamos para la hernia discal lumbar, puedes hacerlo aquí

o para pedir cita y tratar tu caso, puedes hacerlo a través de Whatsapp en el 686950730, o bien online aquí