La vitamina B en el tratamiento de hernia discal

Rate this post

Si padeces hernia discal o alguna vez has tenido una cervicobraquialgia o ciática es posible que alguna vez te hayan puesto un tratamiento con corticoides inyectado. En realidad las inyecciones consisten en un complejo de vitamina B1-B6 y B12 acompañado de un corticoide.

Siempre he sido muy favorable al tratamiento de cualquier tipo de neuralgia con vitamina B, de hecho la recomiendo mucho en consulta para que el paciente la tome vía oral. La inyección de corticoides conlleva unos efectos secundarios poco deseables. La cortisona es un esteroide que produce nuestro organismo en pequeñas cantidades y que se utiliza mucho en medicina para inflamaciones de todo tipo.

En general toda las vitaminas del grupo B tienen una implicación sobre el sistema nervioso, pero estas tres concretamente tienen una función especial a nivel locomotor.

La vitamina B1 o Tiamina es una antiinflamatorio natural para el nervio, además es fundamental para la metabolización de hidratos de carbono y algunas grasas. La levadura de cerveza, cereales germinados, semillas de sésamo y legumbres como la lenteja o la alubia contienen esta vitamina.

La vitamina B6 o Piridoxina interviene en la síntesis de los neurotransmisores. Lo que quiere decir que facilita que las células nerviosas (neuronas) se transmitan información. El pimiento, la espinaca y el brócoli  son verduras que contienen un alto contenido de vitamina B6.

La vitamina B12 o Cobalamina participa también en la sintesis de los neurotransmisores y además cuida de la vaina de mielina de las células nerviosas. Esta vitamina la generamos en nuestro propio organismo. Apenas es posible encontrarla en alimentos vegetales y hoy en día incluso los alimentos de origen animal contienen la vitamina B12 de manera artificial.

En una neuralgia la dosis que requerimos de estas tres vitaminas para que tenga un efecto terapeútico es difícil de conseguir con la dieta. Por ejemplo 100 gramos de levadura de cerveza aportan 9,7 mg de Tiamina, y una ampolla de Inzitan (inyectable de Vitamina B y corticoides) contiene 50 mg.

Los complejos de vitamina B1-B6 y B12 en comprimidos también tienen un alto contenido de cada una de ellas. Por ejemplo Hidroxil contiene 250 mg de Tiamina en un sólo comprimido.

Hay que tener en cuenta que todas estas vitaminas son de síntesis química, la absorción de la cantidad de principio activo que aportan es apenas un 10%. Hay complejos B de síntesis natural que obtienen resultados similares con dosis mucho más pequeñas, la absorción es casi del 100%. Además evitamos muchos de los efectos adversos que pueden aparecer por la toma de una  vitamina B  que a nuestro organismo le cuesta sintetizar. Problemas gástricos, dolores de cabeza, insomnio son algunos de los efectos secundarios que pueden producir estos compuestos. En algunas ocasiones también puede producir una reacción alérgica que en el caso de los complejos de síntesis natural apenas existen.

Independientemente de padecer una neuralgia producida por una lesión discal, los niveles de vitamina B que obtenemos en nuestra dieta hoy en día son insuficientes. Una alta exposición a radicales libres, el estrés o dietas inadecuadas hacen que nuestro organismo requiera una alta cantidad de vitaminas, minerales y fitonutrientes. La vitamina B no escapa tampoco a todo esto y la ingesta de gluten o inhibidores de los ácidos gástricos (omeprazol y derivados) pueden ser responsables de una mala absorción de éstas.

De nuevo hay que insistir en la necesidad de no llegar a padecer estas carencias, la prevención es siempre el mejor aliado de nuestra salud. A nuestro alcance está el tener una alimentación equilibrada, unos buenos hábitos posturales y una condición física óptima. Cuando implementamos un hábito en nuestra rutina diaria, tanto para bien como para mal, es difícil abandonarlo.

Me sorprende que la medicina hoy en día haya olvidado que la combinación de estas tres “B” es más eficaz y que tiene muchos menos efectos adversos que cualquier antiinflamatorio vía oral. Durante años he visto en consulta ciáticas y cervicobraquialgias de muy larga duración, y que el paciente no recuperaba a pesar de haber tomado todos los antiinflamatorios posibles que se pueden encontrar en el mercado farmaceútico. En la mayoría de las ocasiones con el tratamiento de osteopatía y la combinación de Vitamina B1-B6 y B12 en apenas una semana la mejoría es notable.

Te aconsejo siempre no tomar ninguno de estos complejos que tienen dosis tan altas sin antes haber consultado a un especialista y sin realizar algún tipo de tratamiento para tratar la lesión con anterioridad. Si el nervio se encuentra atrapado, la vitamina B no será tan efectiva.

Si necesitas más información sobre la vitamina B y una suplementación natural de origen orgánico no dudes en contactar aquí

Muchas gracias de nuevo por haber leído el artículo y recuerda que siempre puedes compartirlo o poner algún comentario.

¡Nos vemos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.