Programa Salud Integral

Nuestra salud articular y muscular no siempre depende de factores posturales, lesiones tratadas inadecuadamente, o por trastornos degenerativos, entre otras causas.

No sólo nuestro sistema osteo-muscular funciona de manera global, y cada movimiento que hacemos requiere de la intervención de muchísimas estructuras.

Cuando realizamos un movimiento, entra en juego desde nuestro sistema nervioso, al circulatorio, pasando por reacciones químicas a nivel celular, que están influidas por nuestros hábitos alimentarios, salud emocional, exposición a tóxicos, sobrepeso, sedentarismo, etc.

Un osteópata debe tener en cuenta todos estos factores para poder llegar al origen del problema. Si no tiene los conocimientos adecuados, al menos debe conocer cómo estos factores influyen para poder derivar al paciente al profesional o profesionales adecuados.

¿A quién ayuda el Programa de Salud Integral?

Si sufres algún tipo de lesión degenerativa, independientemente de la edad.

Si padeces o te han diagnosticado Síndrome de Fatiga Crónica, Fibromialgia, o alguna otra enfermedad reumática.

Si has notado que paralelamente a tus problemas de espalda, has comenzado a notar algún otro de salud.

Si padeces dolor articular o muscular y además tienes alterados los niveles de colesterol, o bien problemas de tensión, y/o diabetes.

Si necesitas perder peso para mejorar tu salud tanto a nivel articular y muscular, como en general.

Si crees que tu dolor de espalda no tiene un origen solamente postural.

Si realizas deporte y quieres mejorar en tu rendimiento y prevenir lesiones.

Si quieres tener una mejor salud general, mejorar tu sistema inmune, aumentar tu energía en general.

Cómo te ayuda nuestro Programa de Salud Integral

Realizamos un completo y exhaustivo análisis de tus hábitos nutricionales, y de vida en general. Si tienes analíticas u otras pruebas médicas, pueden ayudar a la comprensión de tu problema.

Utilizamos herramientas de diagnóstico como bioimpedancia, iridología, microscopio de campo oscuro, kinesiología. Con todo ello podremos comprobar tus funciones orgánicas, nutrientes, salud celular en general. 

Con todos los datos recogidos podremos crear un programa totalmente personalizado, con el que obtendrás resultados en muy pocas semanas.

¿Qué herramientas utilizamos?

Historia Clínica

Es posiblemente la mejor herramienta que disponemos. El testimonio del paciente, sus hábitos diarios, antecedentes, incluso pruebas médicas que disponga, son la mejor base para abordar el problema.

Se realiza un completo test para, luego junto con los exámenes que se realicen, elaborar un diagnóstico preciso.

Las analíticas, o incluso los test que realizamos, nos van a mostrar carencias nutricionales, etc. 
Realmente no es difícil tener una máquina que te diga que tienes un déficit de tal nutriente, y simplemente dar un suplemento que corrija la deficiencia.
Si hacemos esto, que es lo más habitual en la mayoría de las consultas, no resolveremos el problema.
Nuestro organismo es un complejo sistema en el que cientos de funciones intervienen para determinar nuestro metabolismo y un déficit de un determinado nutriente no siempre es el causante. 

Bioimpedancia

Mediante un análisis de bioimpedancia podremos ver a nivel general, el estado de nuestras principales funciones orgánicas, así como la posible relación de determinados nutrientes con las mismas. 
Es una herramienta que sin ser determinante, nos puede dar una idea general del estado de salud de la persona.

Iridología

El iris que conecta al encéfalo, vía primer par craneal, refleja  trastornos orgánicos. Podemos también ver señales que indiquen alguna debilidad en algún órgano, o la tendencia al deterioro de alguna función orgánica.

Es una herramienta de gran utilidad para ver en conjunto el estado del sistema nervioso, sistema gastrointestinal o sistema circulatorio.

Kinesiología

Es un método de testaje muscular que sirve al terapeuta para apoyar y/o ratificar cualquiera de las dudas que dejen los test realizados anteriormente.

Otros métodos de diagnóstico

Paralelamente, si fuera necesario, el terapeuta puede recurrir al microscopio de campo oscuro para detectar tóxicos, test de ph o test epigenético. También recomendar algún tipo de analítica específica.

 
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad