La Osteopatía

La Osteopatía es una terapia manual que engloba masaje, estiramientos y manipulaciones para corregir bloqueos articulares, y así estimular la capacidad de autocuración de nuestro cuerpo.

Comenzó a desarrollarse a finales del siglo XIX por Andrew Taylor Still. El Dr. Still fue uno de los primeros médicos que promocinaron la medicina holística, asegurando que todo nuestro organismo funciona como un conjunto y que todo tratamiento debe tener en cuenta esto.

El principio de la osteopatía es que el sistema locomotor, nervioso y circulatorio son un conjunto y que el tratamiento osteopático ayuda a normalizar las funciones de nuestro organismo.

Actualmente la Osteopatía se ha relacionado en el tratamiento de los problemas del sistema locomotor sobre todo, aunque la premisa de preservar la autorregulación de nuestro organismo prevalece.

El osteópata realiza un detallado diagnóstico y busca las posibles relaciones entre los problemas que pueda tener el paciente.

El objetivo es buscar los motivos y relaciones que tienen las lesiones en nuestro cuerpo. Esto es fundamental para un tratamiento acertado. Los estiramientos, masaje, junto con la movilización y normalización articular es una perfecta combinación para que nuestro cuerpo consiga un correcto alineamiento.

Un osteópata se encarga de que las estructuras se muevan correctamente. El terapéuta usa las manos como herramienta para manipular tanto músculos, articulaciones, tendones o ligamentos.

Existen diferentes tipos de técnicas que se utilizan en el tratamiento:

 Técnicas estructurales. El osteópata usa técnicas estructurales para tratar pinzamientos, escoliosis, esguinces de tobillo entre otras patologías. Manualmente el terapeuta devuelve la movilidad a la estructura bloqueada. Existen ténicas para todos y de la edad o la patología del paciente depende la técnica que se emplea. Un paciente con artrosis o con dolor en fase aguda necesitará técnicas más suaves.

 Masaje. Toda articulación antes de ser manipulada requiere un tratamiento muscular previo. Cualquier contractura o sobrecarga muscular va a ser una barrera para la correcta normalización de la estructura y podría ser un motivo para que el paciente no obtenga una recuperación completa.

 Tratamiento de puntos gatillo. Consiste en una presión en un punto concreto durante uno o dos minutos para liberar el músculo y reducir el dolor. Es necesario en ocasiones para poder descontracturar el tejido blando.

 Técnicas miotensivas. Se usan para conseguir una mayor flexibilidad en nuestra musculatura, facilitar la movilización de la articulación y es un método de diagnóstico para evaluar qué ejercicios puede necesitar el paciente en su recuperación.

 Osteopatía craneal. El líquido cefalorraquídeo es la clave,  este líquido regula el pulso en el cráneo, protege el tejido cerebral, y también influye en el metabolismo y sistema circulatorio en nuestro cerebro. El líquido cefalorraquídeo se produce en el plexo coroideo y circula a través de todo el sistema nervioso. Las técnicas consisten en leves presiones en el cráneo que regulen este movimiento y devuelvan la movilidad y coordinación en las estructuras.

 Manipulaciones viscerales, tienen como objetivo que órganos y estructuras tengan un mejor funcionamiento. Cada órgano o víscera tiene movimiento propio y todos tienen unión mediante tejido muscular. Existen muchas patologías de espalda que son consecuencia de algún problema visceral. El terapéuta puede testar y así decidir qué tipo de tratamiento es el mejor para normalizar la función y movilidad de la víscera.

Osteopatía Integrativa

El concepto de Osteopatía Integrativa nace de la esencia holística de la Osteopatía.
Como mencionábamos previamente, la normalización de las estructuras articulares, musculares y viscerales, favorecen la autocuración para muchas patologías.

 

En la Osteopatía Integrativa el terapeuta utiliza herramientas complementarias para favorecer esa curación. La Nutrición Ortomolecular, Homeopatía, Naturopatía, Liberación Somatoemocional, Hipnosis, son las más utilizadas en consulta.

Todas estas herramientas más las de diagnóstico, como la kinesiología o la bioimpedancia, hacen de la Osteopatía Integrativa, una terapia completa para ayudar en el tratamiento de diversas patologías, o como método preventivo.

Patologías del aparato locomotor pueden derivar en otras patologías y viceversa. El terapeuta tiene los conocimientos y medios adecuados para ayudar en la recuperación del paciente.