Serotonina, ¿Somos felices?

Rate this post

Nuestro organismo, y en concreto nuestro cerebro, están provistos de una serie de neurotransmisores y hormonas a los que la Ciencia ha atribuido, entre otros, una importancia clave para la regulación emocional.

Muchos neurotransmisores y hormonas influyen directamente en nuestro ánimo. Dopamina, Oxitocina, Melatonina, Adrenalina, Estrógenos, Testosterona, entre otros. En la entrada de hoy voy a hacer un análisis de la Serotonina, para mí una de las más curiosas en cuanto a su origen y funcionamiento, como verás más adelante.

La serotonina es un neurotransmisor, lo que quiere decir, una sustancia química producida por el cuerpo humano, que transmite señales entre los nervios. Es considerada por algunos investigadores como la sustancia química responsable de mantener en equilibrio nuestro estado de ánimo. Segregada a partir del triptófano, influye en  funciones tan importantes como el humor, el estado de ánimo, el sueño,control e inhibición de la ira,  el comportamiento sexual…

La Serotonina es liberada en nuestro cuerpo a través del triptófano, un aminoácido esencial que se encuentra en las proteínas de algunos alimentos. Los aminoácidos esenciales son aquellos que nuestro cuerpo no puede producir por si mismo sino que necesitan ser ingeridos a través de la alimentación.

Personas diagnosticadas de depresión, se les recetan fármacos que actúan directamente sobre este neurotransmisor con el fin de mejorar los síntomas depresivos. La Serotonina también se asocia a otros trastornos mentales como el autismo o la esquizofrenia.

No solo tiene importancia la Serotonina en nuestro equilibrio emocional, te puedo enumerar una serie de funciones que cumple en nuestro organismo.

  • Reguladora del ciclo del sueño. A lo largo del día, los niveles de serotonina suben y bajan describiendo las curvas que marca el ritmo circadiano, que es el horario que sigue nuestro cuerpo para saber cuándo toca dormir y cuándo no, y que por tanto regula nuestro sueño y nuestra vigilia.
  • Regula el deseo sexual. Se ha comprobado una correlación entre los niveles de serotonina y la libido sexual. Además, la serotonina parece tener también un efecto sobre la capacidad que tenemos los humanos de enamorarnos y sentir amor por otra persona.
  • Controla le temperatura corporal. La regulación térmica es una de las funciones que cumple también la Serotonina.
  • Importante en nuestra digestión. Es nuestro intestino delgado y grueso es donde cobra importancia una de las funciones más relevantes de la serotonina: la regulación de la digestión. Niveles demasiado altos de serotonina están ligados a la aparición de diarreas, mientras que un déficit excesivo de esta sustancia puede ocasionar estreñimiento. Además, también influye sobre la aparición (o ausencia) del apetito.
  • Regula los estados de ánimo. Concretamente, la serotonina ha estado asociada durante muchos años a los síntomas de la depresión, ya que las personas con un trastorno de este tipo acostumbran a tener bajas concentraciones del neurotransmisor en sangre. Sin embargo, no ha quedado demostrado aún que una depresión puede ser debido a niveles bajos de Serotonina o si es al contrario.
  • Modula los niveles de agresividad. La serotonina sirve también para estabilizar el estado emocional del ser humano ante situaciones de tensión. Concretamente, sirve para inhibir la agresividad y las conductas violentas que pueden derivarse de ella. Así pues, las personas más impulsivas y violentas tienden a tener menos niveles de serotonina actuando sobre puntos clave del cerebro que aquellas que son más pacíficas.Además, esta sustancia se lleva especialmente mal con la testosterona, una hormona que, al actuar sobre las neuronas haciendo que sean más insensibles a la serotonina, potencia el comportamiento agresivo.

¿Qué factores son los que influyen en que tengamos menos Serotonina?

  • Algunos antihistamínicos y medicamentos pueden disminuir la cantidad de Serotonina, al igual que muchos antibióticos acaban con la flora intestinal y disminuyendo la capacidad natural de generar el neurotransmisor.
  • Estrés. Cuando se produce una situación de alarma y estrés nuestro cerebro envía un mensaje a las glándulas adrenales para que liberen cortisol, esta hormona hace que el organismo libere glucosa a la sangre para enviar cantidades masivas de energía a los músculos.
  • La alimentación con azúcares y harinas refinadas. Todos los productos que contienen azúcar y harinas blancas alimentan en el intestino bacterias patógenas que alteran la flora intestinal produciendo un incremento de bacterias anaeróbicas y matando las bacterias que tienen como función principal el metabolismo del triptófano.
  • El gluten irrita nuestro intestino, incluso aunque no esté diagnosticada alergia o intolerancia al gluten. Recientemente estudios han demostrado que la flora bacteriana intestinal de un celíaco es distinta a la de alguien que no padece celiaquía.

¿Qué pasa cuando no tenemos suficiente Serotonina?

La falta de este neurotransmisor puede producir una gran variedad de síntomas, como depresión, ansiedad, irritabilidad, dolores musculares, insomnio.

Los síntomas que aquí enumero pueden presentarse en personas con niveles de serotonina bajos, pero hay otras muchas razones que pueden motivarlos.

  • Negatividad. Niveles adecuados de Serotonina hacen que tu cerebro produzca emociones y pensamientos positivos.
  • Ansiedad y obsesión. La deficiencia de serotonina puede provocar ansiedad y agitación. La persona se siente preocupada, se obsesiona pensando en algún problema o experiencia negativa y su conducta puedes ser obsesiva o rígida (por ejemplo, es perfeccionista, le cuesta dejar algo para después aunque esté agotada, etc.).
  • Irritabilidad. La persona puede tener estallidos violentos que le cuesta controlar, o responder mal a sus seres queridos, con críticas e intolerancia.
  • Tristeza. Niveles de Serotonina bajos hacen que aparezcan pensamientos y sentimientos negativos con frecuencia, hay una tendencia a ser pesimista.
  • Baja autoestima, falta de confianza, miedos, pánico, tendencia a criticarse a sí mismos con dureza, sentir culpa.
  • Problemas de sueño. Cuesta conciliar el sueño, no se consigue apenas un descanso reparador al despertarse a menudo.

Todos los productos que contienen azúcar y harinas blancas alimentan en el intestino bacterias patógenas que alteran el equilibrio de la flora intestinal produciendo un incremento de bacterias anaeróbicas y matando las bacterias que tienen como función principal el metabolismo del triptófano. La alteración de la flora bacteriana produce una mala absorción del triptófano.

Las bacterias que forman la microbiota o flora intestinal (alrededor de 100 billones de bacterias y otros microorganismos) guardan una estrecha relación con los niveles de serotonina. Casi el 90% de la serotonina que producimos se genera a través de nuestra flora intestinal.

En las últimas décadas, con los antibióticos se ha conseguido controlar enfermedades inducidas por microorganismos patógenos clásicos, pero también se ha eliminado bacterias beneficiosas para nuestra salud, muchas de ellas no conseguimos recuperarlas con dietas ricas en fibra. Hay incluso estudios que están trabajando en el trasplante de bacterias procedentes de materia fecal.

Recientemente, científicos en California encontraron evidencia de que la microbiota intestinal interviene en el origen de la enfermedad de Parkinson. Ello explicaría por qué la administración de determinados fármacos, como corticosteroides o antibióticos, favorecen el desarrollo de algunos trastornos neurológicos.

¿Cómo obtener Serotonina en el día a día?

  • En la dieta – Las proteínas de origen animal en general, legumbres, cereales de grano entero y frutos secos, son buenas fuentes de triptófano.
    Las vitaminas del grupo B, en especial la B6 contribuye en el incremento de la Serotonina.
    Los ácidos Omega 3 también son importantes para la producción de Serotonina.
    La cúrcuma bloquea la actividad de una enzima llamada monoamina oxidasa. Esta enzima está implicada en la degradación de la serotonina, la dopamina y la norepinefrina.
  • La meditación – Permite alcanzar cotas mayores de relajación, lo que facilita el aumento tanto de serotonina como de dopamina. También aumenta la hormona melatonina que induce el sueño y se produce al final del ciclo de la serotonina.
  • El Sol – Estudios han demostrado la vitamina D es uno de los componentes que colaboran en la creación de serotonina.
  • La actividad física. La actividad física libera en el cuerpo más de 50 hormonas y neurotransmisores, entre ellas la Serotonina. Los ejercicios muy prolongados son los que más favorecen su liberación.
  • Tomar microorganismos. Existen hoy en día fermentos que nos ayudan a restablecer el equilibrio bacteriano en nuestro intestino, a la vez que mantiene las paredes intestinales limpias y contribuyendo a la correcta absorción de nutrientes.

El exceso de Serotonina tampoco es recomendable, algo que puede suceder si tomamos algún tipo de medicación que libera el neurotransmisor. Aunque son los antidepresivos los medicamentos más conocidos que interactuan sobre los niveles de Serotonina, hay otros muchos que también pueden conducir con el tiempo a lo que ya se ha denominado Síndrome Serotoninérgico.

Medicamentos Psiquiátricos

  • Antidepresivos heterocíclicos: amitriptilina, imipramina, inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO)
  • Inhibidores selectivos de recaptación de serotonina: citalopram, escitalopram, fluoxetina (prozac), paroxetina, sertralina
  • Inhibidores selectivos de recaptación de dopamina y/o noradrenalina: bupropion, duloxetina, venlafaxina
  • Estabilizadores de humor: carbamazepina, litio

Medicamentos Neurológicos

  • Agentes parkinsonianos: levodopa, amantadina, bromocriptina
  • Agonistas opioides: meperidina, fentanil, hidrocodona, pentazocin
  • Anfetaminas: metilfenidato, anfetaminas
  • Medicamentos para la cefalea: sumatriptán, eletriptán, rizatriptán
  • Antieméticos: ondansetrón, granisetrón, metoclopramida
  • Antitusígenos: dextrometorfano

Otros medicamentos y sustancias naturales

  • Antibióticos: linezolid
  • Drogas de abuso: cocaína, éxtasis, LSD
  • Sustancias naturales: hipérico, cafeína, l-triptófano, ginseng
  • Otros anestésicos: tramadol

Datos obtenidos de https://psicologiaymente.net/clinica/sindrome-serotoninergico-causas-sintomas-tratamiento

Los síntomas que puede producir este síndrome pueden ir desde insomnio, ansiedad, agitación, hipertensión. Depende de las dosis que se suministren de estas sustancias y medicamentos para que aparezca

Tal vez después de leer el artículo parece difícil conseguir unos niveles óptimos de Serotonina. No más lejos de la realidad, si llevamos una vida con hábitos saludables y una dieta variada, rica en frutas y vegetales crudos que contengan mucha fibra.
Apoyar la dieta con algún suplemento con microorganismos es recomendable para mantener un equilibrio bacteriano en nuestro intestino.
¿Crees que no tienes los niveles óptimos de serotonina? No dudes en contactar, podemos ayudarte a resolver tus dudas.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.